miércoles, 28 de septiembre de 2011

Herederos.


Nada impedirá que te ame, que seas mía,
si corre por mis venas la pasión.
Somos herederos de sangre,
en muerte y en vida,
somos herederos de un amor.

Y es tu belleza la dueña de mi voz,
la misma estrella que me acorraló,
fue mi destino escrito con pasión,
y con suspiros, salvarte me impidió.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada